22 octubre, 2014

Showroom Javier Barrio&PONMO'14


Hace ya algunas semanas, recibí por parte de una vieja conocida de colegio de monjas la invitación a mi primer showroom durante la celebración de la pasarela Ponmo en Pontevedra.
"Showroom". Pues, vale. "Show", enseñar. "Room", habitación. Habitación en la que se enseña algo, ¿no? La verdad es que no tenía ni idea de adónde me dirigía, ni lo que iba a hacer. ¿Entrar en la tienda y ver vestidos con algunas bloggers que acabaría de conocer? ¿Hablar sobre lo bonitos que son, probárnoslos y ya? Nadaba en la expectación y un tanto de incertidumbre en el trayecto de mi casa a la tienda de Javier Barrio emplazada en la calle Pintor Laxeiro en Pontevedra. Horas antes estaba volviéndome loca buscando el Googlemaps la calle. Soy un desastre para recordar sus nombres. Soy de las que se guía por las tiendas que hay en ellas. "Si, la calle dónde está Bimba&Lola, que hay una tienda de chucherías...". En fin, el caso es salir del paso, ¿no? Jaja.
Me gusta mucho la moda, pero temía encontrarme formando parte de un evento frívolo, snob o carente de corazón, donde sólo la fachada, la estética, fuera la protagonista. La sola idea me aterraba.
Me equivocaba. Y no supe realmente cuánto hasta que el diseñador gallego Javier Barrio entró por la puerta, saludándonos a todas con dos besos a cada una, realmente fijándose en cómo nos sentaba el vestido que en ese momento llevábamos puesto e invitándonos a sentarnos en su taller para una agradable charla con él acompañada de una copa de champán rosado, que me sorprendió de forma muy grata. Desde la sonrisa de su ayudante, pasando por la dulzura de la hija del que parece el brazo derecho de Javier, la cercanía y profesionalidad de la fotógrafa que cubría el evento y hasta el trato directo con él, la humanidad se hacía patente.
La historia de Javier Barrio es la de un diseñador de interiores de lujo que ambiciona más. Y de esa ambición nace un proyecto de alta costura que está llamada a alcanzar la grandeza. Por la gran calidad de su trabajo, bien podría parecer un diseñador consagrado, pero nada más lejos de la realidad. Y esto es algo que en cierto modo disgusta a Javier, quizás por no contar con el apoyo prestado a los nuevos diseñadores. En fin, dicen que si encuentras obstáculos en el camino, es que lo están haciendo bien. Si tu primera colección pasa por la de un diseñador experimentado, ¡hurra por ti! Javier Barrio pone en la palestra una colección exquisita y asequible de vestidos elaborados a medida que está triunfando allí por donde pasa. Y es que no es de extrañar, porque yo que he estado allí y los he tocado, visto y probado, he vuelto enamorada. Nunca antes había llevado puesto algo igual. Para mí fue una experiencia única y especial en mi vida.







Estaba disfrutando y aprendiendo muchísimo. En una tarde comprendí, al ver a mis compañeras, que ser blogger no consiste sólo en publicar de vez en cuando como hago yo. Es una forma de vida. Verlas a ellas con tanta desenvoltura pidiendo que completos desconocidos les hicieran fotos con sus móviles y cámaras, verlas como pez en el agua relacionándose entre ellas, algunas conociéndose de algún evento anterior, me hizo sentir admiración por ellas y entendí que me queda mucho por aprender y mejorar. No sólo se trata de hacer algunas fotos en las que salir guapa y subir una entrada con ellas, se trata de estar ahí por y para la moda, estar a la última en movimiento social y cultural, ¡ya no sólo a nivel de su propia provincia! Sino, también, a nivel Galicia. Algunas de ellas venían de A Coruña o de Vigo y me sorprendió mucho. No sé si yo haría el mismo esfuerzo que ellas hacen sin descanso. ¡Chapeau, chicas!
La tarde iba de fábula, ya casi eran las siete y media de la tarde y las horas habían pasado sin darnos cuenta. Lejos de resultar tan tedioso como imaginaba, ha sido muy divertido y un tanto más de constructivo e interesante. Pero, el punto álgido del día para mí aún estaba por llegar. Por la noche se celebraba el desfile de cierre de la ¿semana?, que no es tal semana, sino tres días, de la moda de Pontevedra. Si bien es cierto que durante toda la semana en la cual se celebra Ponmo, el hecho de que "algo se cuece" en la ciudad se palpa en el ambiente. Pues, para gran sorpresa, el diseñador de alta costura Javier Barrio, nos invitó a asistir con él al front row de dicho desfile llevando puesto uno de sus espectaculares deseños. ¡Aluciné! No voy a mentir. En ese momento creo que di un pequeño saltito sobre mi silla y no podía ocultar mi emoción. Fue el pistoletazo de salida de una experiencia que no olvidaré en mi vida. Seleccionamos el vestido que más nos había gustado y mejor nos había sentado, nos lo guardaron con mimo en una bolsa de la tienda, nos dieron los zapatos y nos pusimos manos a la obra con la planificación de la noche. Al salir de allí con los pasos a seguir bien claros, aún nos quedaban unas horitas para descansar, asimilar lo genial que nos estaba sucediendo y prepararnos para una noche mágica. El tiempo volvió a volar con celeridad por segunda vez en una tarde y ya estábamos en el desfile. Como estrellas caídas del cielo con nuestros diseños de lentejuelas, telas brillantes, bordados increíbles, telas de rosas que parecían recién cortadas. Primera fila todas sentadas juntas con Javier Barrio y su pareja en el centro. ¡Wow! Poco menos me sentía como una verdadera estrella, una celebritie, vaya. Reconozco que necesité unos cuantos días para bajar de las nubes, porque aquello, todo ese día, significó muchísimo para mí. Salir de casa para algo así, algo relacionado con la moda y un blog que me apasiona escribir y después de haber tenido a Fabio, ¡fue estupendo! Todas las miradas puestas sobre nosotras cuando entramos, fotos por aquí y por allá. No salía de mi asombro. Por momentos creo que me sentí abrumada, pero de una forma positiva, ¡muy positiva! Luchaba por mantener los pies sobre la tierra, pero todo aquello era tan surrealista y especial para mí, que decidí dejarme embriagar y arrastrar por el momento. Me imaginé a mí misma siendo Alexa Chung y no podría creer lo que me estaba pasando. Sentía que podría hacer eso todos los días de mi vida.



Sólo me queda decir GRACIAS. Gracias Javier Barrio y equipo por tratarnos como a princesas, por apoyarnos en nuestro camino como blogger y por confiar en nosotras para servirte de apoyo en tu carrera. Gracias a la organización de PONMO por tan fantástico trabajo y por toda la información y facilidades que nos habéis proporcionado. ¡Espero repetir el año que viene!


1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho lo que has escrito Lorena, se respira mucha ilusión y felicidad en tu texto, me ha llegado al fondo..y es que la moda es lo mejor que le pasa a una sobre todo si se vive con pasión. Aunque yo ya haya ido a otros eventos y este más acostumbrada nunca me canso de estar feliz y de poder vivir esas magnificas experiencias como la que nos ha dado Javier Barrio haciendonos sentir como unas princesas con sus vestidos de Alta Costura..siempre fue uno de mis sueños llevar trajes así, por eso Javier Barrio se ha convertido en una de las personas a quien más admiro del mundo de la moda por habernos dado la oportunidad, por inyectarnos la ilusión.

    Espero verte en otras ocasiones, me encanto conocerte :)

    Un beso,

    IT GIRL AILÉN

    ResponderEliminar