02 septiembre, 2014

Always basics.

¡HOLA, POR FIN!

Bienvenidos todos a un nuevo VÍDEO IBLOGIT. Sé que lo anuncié ayer (y ese era el plan), pero mi pobre conexión de wifi rural hizo lo que pudo y hasta las 00.07 no ha podido subirlo a YouTube. No puedo culparla, ¡suficiente hace ya! Lo importante es que ya está aquí y cambiando "Feliz lunes" por "Feliz martes", todo está bien.
Como os cuento en el vídeo, hoy os traigo las prendas básicas de mi armario sin las que ya no podría vivir. Entre ellas destacan H&M, Mango y Forever21, con alguna aportación tiendas locales y alguna de las tiendas del gigante Inditex. Durante los meses de rebajas de verano, os he enseñado en Instagram algunos paquetes que me han llegado a casa y en su mayor parte, contenían las prendas que os enseño hoy.






Me encanta aprovechar las rebajas para comprar básicos a buen precio. Desde que tengo a Fabio, la comodidad prima siempre a la hora de escoger qué ponerme y con estos básicos me siento genial y me veo guapa. Lo que más me gusta es que con sólo cambiar de complementos, un mismo básico puede llegar a transformarse de un outfit a otro, como es, sobre todo, el caso de las camisetas básicas. Sólo un collar puede hacer pasar una camiseta blanca de "Bah..." a "Wow!". Los complementos, como a la mayoría de nosotras, me pierden. Cuando estoy con Fabio se hace difícil llevar grandes collares puestos, porque le llaman mucho la atención y cada vez que le cojo en brazos o le doy el bibe, se le van las manos todo el tiempo. Los collares babero de estilo boho con monedas o abalorios plateados colgando, me chiflan. El problema es que "de tal palo, tal astilla" y a Fabio también le vuelven loco. Es muy, muy divertido al principio, porque se le ilumina la cara cuando me los ve puestos y empieza a darles golpecitos a los abalorios que cuelgan para hacerlos sonar. Pero, al cabo de un rato, mamá se cansa de tanta expectación y se lo acaba sacando. ¿Qué no haríamos por ellos, verdad?
En cuanto a los pantalones de Mango, no me los quito de encima, aparte de porque me encantan y son casi como no llevar nada puesto de lo ligeritos y frescos que son, porque no tienen cremalleras, ni botones, ni costuras rígidas, entonces me siento más cómoda y tranquila cogiendo a Fabio y durmiéndole encima de mí con ellos puestos. Si es que cuando os digo que la maternidad te cambia desde la punta de los dedos de los pies hasta el último pelo de la coronilla, no miento. Hasta en la forma de vestir me ha influído. ¿A las que sois mamis no os ha pasado? Y, de ser así, ¿en qué forma lo ha hecho?

Bien, sin más dilación os dejo el vídeo que completa esta entrada, que podréis ver justo AQUÍ.


¡Sed felices y besos en la nariz a todos!

1 comentario:

  1. Soy fiel seguidora tuya, me encantaria un 50 cosas sobre lorena novo para que todos conociéramos tus pasiones y miedos. Sigue así!

    ResponderEliminar