25 agosto, 2014

Tu mejor cara.

El embarazo es una experiencia que te cambia por dentro y por fuera. Esto último suscita en la mujer innumerables dudas y rompederos de cabeza. ¿Engordaré mucho? ¿Me saldrán estrías? ¿Cómo quedará mi cuerpo después de dar a luz? ¿Qué puedo hacer yo por minimizar los, por así llamarlos, daños?
Estas y otras muchas preguntas campaban a sus anchas por mi mente en los días inmediatamente posteriores a conocer que estaba embarazada. La imagen preocupa a las mujeres casi de un modo ancestral. Supongo que no podemos evitarlo. Y en este sentido, el embarazo asusta. Vislumbramos a punto de desencadenarse en nuestro cuerpo una transformación profunda que no podremos controlar. 
Recuerdo que leía uno de los libros pre-mamá que me habían regalado, cuando me di cuenta de que el embarazo puede llegar a afectar a casi cualquier parte de nuestro cuerpo de forma positiva o negativa en función de cada persona. La mayor parte de nosotras, por ejemplo, hemos disfrutado de un pelo precioso como nunca antes durante el embarazo. Sin embargo, algunas también me habéis contado que, por el contrario, se os había puesto mucho más graso o más seco o que se os caía más. Uno de los posibles efectos adversos del embarazo sobre los que había leído y que más me asustaba, eran los que podían producirse sobre la piel de la cara. En algunas mujeres, la piel pasa la mejor época de su vida durante el embarazo (ausencia de granos, luminosidad, cabello fuerte). En cambio, otras ven que su piel es uno de los órganos más afectados por los cambios de estos nueve meses.  Durante el transcurso de los mismos, conviene extremar la  limpieza utilizando productos suaves, evitando maquillajes pesados y, por supuesto, cuidando la alimentación. Bebed al menos 1 litro de agua al día y, si veis que vuestra cara se llena de granos, espinillas o se vuelve más grasienta, consultad con el médico la posibilidad de aplicar localmente algún tratado específico.
Con toda es información en mi poder, inicié la búsqueda de mi tratamiento de limpieza facial perfecto y fui a dar con el 3 Pasos de Clinique. 


1. Limpiar.
2. Exfoliar.
3. Hidratar.


Bueno, en realidad no es que haya ido a dar con él, sino que él dio conmigo. Lo he visto publicitado infinidad de veces prácticamente desde siempre. Visité la página web de Clinique (click para verla) directamente y empecé a leer sobre el archiconocido tratamiento. Me quedé fascinada. Sólo la web me inspiró una profesionalidad que me tranquilizó y logró convencerme. Hice el test de consulta de piel (click para hacerlo vosotras también) del que os hablo en el vídeo y descubrí la naturaleza mixta de la mía. Me resultó de gran ayuda a la hora de escoger el Paso 2, pues encontraréis cuatro variedades distintas de tónico según tengáis:

1. Piel seca o muy seca.
2. Piel mixta.
3. Piel grasa.
4. Piel muy grasa.

Los otros dos pasos son: Paso 1, jabón facial en líquido o en pastilla y Paso 3, Hidratante en loción o en gel Dramatically Different Moisturizing Lotion/GelEn la web encontraréis un apartado dedicado solamente al tratamiento 3 Pasos y podréis adquirirlo online, si lo preferís. Yo la utilicé para informarme, escoger e ir a tiro fijo a comprarlo a la tienda de cosmética. Soy horrible imaginando tamaños y cantidades, así que necesitaba ver en directo los tres tamaños disponibles para poder escoger. Esto fue hacia diciembre del año pasado, empecé a usarlo inmediatamente y desde entonces no he dejado de hacerlo. No estoy patrocinada por ninguna marca de absolutamente de nada, por lo que puedo prometer que no os estoy vendiendo ninguna moto. Cuando os recomiendo cualquier cosa, lo hago desde la sinceridad y bajo mi responsabilidad y propia experiencia. También os digo que en cuestión de pieles, es muy arriesgado dar un consejo generalizado. No creo que dicho consejo exista. Hay casi tantos tipos de piel como personas en el mundo, me atrevería a decir. Vais a encontrar defensores y detractores de prácticamente todo. Así que mi consejo es que lo probéis por vosotras mismas. Es la mejor y casi me atrevería a decir que la única forma de saber si algo funciona de verdad o no. Estoy segura de que a la mayor parte de vosotras no os va a decepcionar. 
Creo que mi miedo a los efectos secundarios del embarazo me ha llevado a conocer tres cosméticos que se quedarán en mi vida para siempre. A pesar de tener que ir añadiendo productos cosméticos con la edad, como bien pueden ser las cremas anti arrugas, un buen tratamiento de limpieza prepara la piel para recibir, absorber y asimilar mucho mejor cualquier tratamiento que estemos utilizando. Así que para mí, el 3 Pasos de Clinique se ha convertido en un must have imprescindible en lo que al cuidado facial se refiere.

Para más consejos y para conocer la forma de aplicación de cada paso, os dejo el link de mi nuevo vídeo de YouTube AQUÍ.



¡Buenas tardes y besos en la nariz a todo el mundo!

2 comentarios:

  1. un haul con tus trapitos mas recurrentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy buena idea! Se me había ocurrido algo parecido con las cosas que me he comprado por primera vez en la web de Forever 21 y con súper rebajas. ¡Me apunto tu sugerencia también!
      ¡Gracias por tu aportación!

      Eliminar